A unos días de estrenarse “El Mundo Oculto de Sabrina”, la nueva producción de Netflix, un templo satánico busca demandarlos por robarse el diseño de uno de sus monumentos. ¡Sííí, como lo oyes!

Lo curioso es que, aunque El Templo Satánico ubicado en Massachussets sí existe, no sabemos qué tipo de rituales hacen ahí o la religión a la que pertenece. Pero a juzgar por el nombre, no parece ser un lugar tan amigable como el de Sabrina.

Además, el cofundador de este lugar, Lucien Greaves, tuiteó que ya empezó con las acciones legales por los derechos de autor en la “estúpida ficción satánica”, a pesar de que la diseñadora de producción dice haberse basado en el monumento de Baphomet.

“Sí, estamos tomando medidas legales en contra de El Mundo Oculto de Sabrina debido a que se apropiaron de nuestro diseño de monumento con derechos de autor para promover su estúpida ficción satánica”

¿A quién le creemos?