¿Sabías que la industria textil es la segunda más contaminante, después del petróleo? La moda tiene varios secretos sucios… y contaminantes. Tan solo para producir los pantalones que llevas puesto en este momento, se necesitaron alrededor de 10.000 litros de agua. Mucho más de la que un humano bebería en 10 años. 

Además, la industria produce 20% de las aguas residuales y el 10% de las emisiones de carbono en el mundo, mucho más de lo que todos los vuelos internacionales y barcos de carga juntos.

Por si fuera poco, los otros materiales que llevan, como el poliéster, el nailon o el acrílico, provocan hasta medio millón de micro plásticos anualmente en los ríos que desembocan en  océanos afectando los ecosistemas marinos. Y cada vez más, los “tiempos de vida” de nuestras prendas son relativamente cortos y hasta el 85% de los textiles son desechados en vertederos, o incinerados, causando aún más contaminación.

Por ello, los activistas dicen que la forma más simple de ayudar al planeta sea reducir el consumo. Realizar inversiones más inteligentes, duraderas y sostenibles. Incluso, reflexionar sobre la cantidad de productos textiles que compramos o abonamos al ciclo de reciclaje, comprando, por ejemplo, en tiendas de segunda mano, o ropa hecha con materiales reciclados, le ahorraría sufrimiento al planeta.

Sin embargo, pocos se atreverían a dejar de comprar ropa o consumir de segunda mano.

Y tú, ¿qué propones para ayudar al medio ambiente?