¿Sabías que la Antártida está poblada principalmente por científicos? Y no, no es porque sea un continente muy intelectual, sino porque nadie quiere vivir ahí. El frío extremo y las condiciones de vida que conlleva el clima, lo hace un lugar poco fácil para vivir.

Si no nos crees, mira cómo Cyprien Verseux, un astrobiólogo y glaciólogo, quien actualmente realiza investigaciones en la estación Concordia, se divierte cocinando a -80°C.

“Nos quedamos sin alimentos frescos a principios del invierno (ya que no tenemos reabastecimiento desde principios de febrero hasta principios de noviembre), por lo que comemos principalmente alimentos congelados”, comentó en una entrevista para Bored Panda.

El clima tan helado del continente antártico obliga a los científicos a aumentar el doble la ingesta de calorías (3500 diarias), especialmente cuando realizan trabajos a la intemperie.

Y aunque pocos son los platillos que pueden cocinar, las fotografías de sus intentos son simplemente asombrosas.

Además, los paisajes nos dejan hipnotizados con su belleza.